Acerca de la Felicidad...

¿Estás en la búsqueda de la felicidad?


Estoy seguro que ante la pregunta de si estás buscando la felicidad la respuesta será afirmativa y probablemente desde hace muuucho tiempo.

No creo que al extremo de perseguir un arco iris, a verificar si en su final se encuentra una vasija repleta de dinero, que a más nadie  se le ha ocurrido llegar a buscar. Pero si creo que la has estado buscando fuera de ti,
en una pareja o en un grupo de amigos o amigas.

Probablemente la has estado persiguiendo en un trabajo, esperando que sea este el que te haga total y definitivamente feliz en un “tris”. Estimo que tu búsqueda de la felicidad ha estado errada.


Sabes en el fondo, esto no será así. Sabes que esa visión que hemos comprado de la felicidad, no corresponde con lo que en realidad es. La buena noticia es que la psicología positiva, entendida como el estudio científico del desarrollo humano optimo, ha arrojado indicios que son buenas noticias.

La Dra. Sonja Liubomirsky, Psicóloga y profesora en la Universidad de 
California ha conducido múltiples investigaciones en el campo la felicidad y cómo cualquier persona puede desarrollarla eficazmente.
 
Producto de rigurosos estudios determinó que la felicidad duradera es el producto de la suma de tres elementos importantes: rango Fijo, Circunstancias y Voluntad.

El primero de estos es lo conocido como rango fijo, está predeterminado biológicamente. Según la autora, este componente contribuye entre un 40% y 50% con la fórmula. Es decir, que en el 50% de los casos, la felicidad está determinada por nuestros genes. Esto para algunos puede sonar como una mala noticia. Sin embargo, aunque pueda sonar así, esto no es del todo “estático” o “inmutable”. Ya lo veremos en el resto de la fórmula.

El segundo elemento lo constituyen las circunstancias, es decir, lo que ocurre fuera de nuestro control. Como viene cada día pues..!!!
Las circunstancias contribuyen a la fórmula de la felicidad duradera entre un 8% y un 10%. Popularmente le hemos atribuido un peso excesivo a este factor, centrándonos en cosas que no podemos gobernar pero que si pudieran hacerlo sobre nuestros estados de ánimo.
¿Te ha pasado que saliendo de tu casa encuentras un caucho pinchado que te retrasará la llegada a una reunión importante? ¿Qué ha pasado luego? Te lo voy a comentar.

Una vez resuelto el inconveniente, te diriges raudamente a tu oficina y seguramente consigues tráfico, insultas a otros conductores (quienes no tuvieron en absoluto que ver con tu percance) y finalmente, al llegar, discutes con algún compañero o con tu jefe. En este caso, le estas dando un porcentaje mayor al 10 del cual hablamos hace escasos segundos.
El tercer elemento de la fórmula es realmente el más importante. Este refiere a la voluntad. La voluntad, según los estudios corresponde al 40% de la felicidad duradera. Es decir, que 4 de cada 10 veces, tu felicidad depende de lo que hagas para ser feliz. Aún mejor, si bien es cierto que el factor predeterminado o genético suena inmutable, también es cierto que nuestras acciones potencian o disminuyen esta predisposición. Déjame ampliar este comentario.
Si por ejemplo, genéticamente tienes una inclinación a sufrir de enfermedades cardiovasculares y tu consumo habitual de alimentos tiene alto contenido de grasas, frituras etc., además de no tener actividad física, es muy posible que desarrolles en algún momento de la vida estas dolencias. Sin embargo, si tu alimentación incluye vegetales y bajos niveles de grasa, es muy probable que la tendencia genética a padecer una enfermedad cardiovascular disminuya drásticamente.

Es por eso que le damos tanta importancia al aspecto volitivo, es decir, voluntad para generarse y generar bienestar. En la actualidad se habla más de bienestar que de felicidad, por considerarlo un concepto mucho de mayor amplitud amplio.
Ahora bien estimado o estimada oyente… ¿Estás dispuesto o dispuesta a tomar las riendas de tu propio bienestar?

Bárbara Fredrickson investigadora principal de las emociones positivas nos propone algunas ideas para generar emociones positivas que contribuyan a tu bienestar.


¿Estás preparado?

Lo primero que quiero resaltarte es que te centres más en acciones de bajo impacto pero de mayor frecuencia. Estoy seguro que piensas para generarte bienestar el ir a una playa, tomar alguna bebida refrescante bajo un cielo azul. Eso está muy bien..!!!
Sin embargo, ¿Cuántas veces al día o a la semana puedes estar viviendo esa experiencia de alto impacto? Probablemente no tantas como quisieras. En este sentido, la autora te recomienda plantearse acciones de mayor frecuencia que coadyuven a tu bienestar y que puedas hacer diariamente, en la generación de emociones positivas.

¿Cuáles son estas?:

  • Conéctate con otros creando redes de apoyo y confianza sólidas, evita mantenerte aislado.
  • Busca alguna actividad que te apasione, cuyo resultado exitoso te genere bienestar. Alguna actividad que te rete, que te haga perder la noción del tiempo, en fin, te permita fluir.
  • Agradece lo que tienes y lo que recibes. Al fijar el foco en las cosas que recibes de otros te hace sentir poderoso en lugar que centrarte en todo aquello que te falta o que no tienes.
  • Por último, busca en todas tus acciones así como en las cosas que te suceden, el significado positivo de las cosas. Te darás cuenta que estas rodeado de cosas gratificantes que en aquellas que percibes como negativas.


Psi. Cesar Yacsirk

Psicólogo Positivo. Miembro de la Sociedad venezolana de Psicología Positiva. Profesor de la Universidad Metropolitana de Caracas.cyacsirk@gmail.com. / @CYACS .

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada